Lainez comanda al América en goleada a Pachuca

Foto: Liga MX

Redacción

Pachuca, Hgo.- En una auténtica fiesta azulcrema en Pachuca, el club de futbol Águilas del América se llevó con contundencia el duelo frente a los Tuzos del Pachuca tanto en la cancha como en la grada del Estadio Hidalgo, reconciliándose con el futbol y con su afición.

Desde la tribuna se podía escuchar el nombre del nuevo ídolo americanista, el juvenil Diego Lainez, que dejó en la grama del “Huracán” sus dos primeros goles con esa zurda prodigiosa en el maximo circuito mexicano.

El poder de convocatoria que tiene el club América quedó de manifiesto este sábado, cuando convirtieron el Estadio Hidalgo de los Tuzos en una auténtica sucursal del “coloso de Santa Úrsula”, situación que se acentuó con la contundente victoria azulcrema de 3-1.

Ni la torrencial lluvia ni el característico viento de la ciudad de Pachuca pudieron apagar el encendido grito de la afición americanista, que vio en Hidalgo el mejor juego de los suyos, hecho contrastante con la realidad que viven los de casa en el torneo.

La Ultra Tuza, como de costumbre, alentó a los suyos hasta el final, pero al Pachuca le faltó ahínco, garra, ganas, le faltó futbol y aunque el campeonato aún es joven, muestran síntomas de crisis que se agravan jornada a jornada.

En la cancha, mientras, Guido Rodríguez ordenaba el medio campo y Oribe Peralta se reconciliaba con el gol después de seis meses, Diego Lainez se ajustaba el traje de ídolo de la cantera crema, traje que le queda a la perfección a falta de unos cuantos centímetros, que el tiempo le dará.

Para los locales, el triste clima hidalguense calzó a la perfección con las caras largas de su afición, que pudo camuflar el llanto con las gotas de agua que caían del cielo, y no es para menos, con un equipo que los acostumbró a los éxitos pero que de dos torneos para acá no encuentra el rumbo.

América sigue en franco asenso, hoy más que nunca fue el club que añora su afición, llenando estadios ajenos, goleando, gustando y proponiendo una tibia rebelión a los goles extranjeros que hoy se quedaron fuera para darle paso a los delanteros mexicanos del equipo, que hicieron lo suyo para que los de afuera gozaran.

Pese al marcador en contra del equipo de casa, el ambiente festivo se mantuvo con el final del partido entre ambas aficiones que tuvieron un comportamiento ejemplar y que invita a que las familias sigan llendo a los estadios del futbol mexicano.

This site is protected by WP-CopyRightPro