Roberto Chen: “Pensar en positivo”

[colored_box color=”red”]El panameño Chen confía en ganar en el Azteca[/colored_box]

Redacción Enlace Sport / Foto: EFE

PANAMÁ. Panamá.- Hace apenas dos años y medio era un absoluto desconocido en el mundo del fútbol. Hoy ya ha debutado en la Liga española, es subcampeón de la Copa Oro de la CONCACAF y, después de hacer historia con la selección sub-17, está a punto de participar en la realización del sueño de un país: clasificar a una Copa Mundial de la FIFA.

El defensor panameño Roberto Chen, reciente fichaje del Málaga español, reconoce que todo ha pasado muy rápido. “Si me pongo a pensar en lo que he conseguido en solo dos años ¡ah!”, suspira en entrevista para FIFA.

“Es como para estar contento, ¿no? Pero para eso uno se esfuerza. En 2010 llegué al equipo profesional del San Francisco, debuté al año siguiente y ahora estoy en la liga más importante del mundo, con la que soñaba de chiquito. Nunca pensé que se me diera la oportunidad tan pronto. Ahora solo trato de aprovechar cada oportunidad, sumar minutos y aprender”.

En el horizonte cercano hay otro sueño a tiro. Panamá ocupa la cuarta posición del Hexagonal Final de la CONCACAF que le daría la opción de jugar la repesca internacional para Brasil 2014. El viernes 11 de octubre defenderán ese lugar de privilegio con una complicada visita al Estadio Azteca.

“¡Es una final!”, exclama Chen. “Sabemos que México no está en su mejor nivel pero igual hay que respetarlo porque tiene grandes jugadores. En el área se ve como un gigante pero creo que ya no es tan así. Hoy en día las fuerzas se han emparejado bastante. Les ganamos dos veces en la Copa Oro y eso nos puede dar un poco más de confianza”, dice con cautela.

“Se puede sacar un buen resultado si hacemos las cosas bien. Honduras ya demostró que se les puede ganar en su casa. Es un partido crucial, pero hay que estar tranquilos y pensar en positivo. Se puede lograr la clasificación en el Azteca”, remata. No sería matemático pero un buen resultado en la cancha del Tri daría un impulso tremendo a los canaleros en el camino a Brasil.

“Desde chico siempre he querido ver a la selección en un mundial y hoy tengo la dicha de pertenecer a este grupo que puede lograrlo ¡Es impresionante! Desde afuera parece fácil pero desde aquí te das cuenta de lo difícil que es ¡No me puedo imaginar la locura que se desataría en Panamá si se logra! Sería algo histórico. Creo que darían el día libre en todo el país”, dice con una carcajada. “Hay mucha ilusión. Hemos hecho las cosas bien, nos ha faltado un poco de fortuna en algún partido pero ya estamos a solo dos encuentros y llegamos en buena posición. Ahora vamos con todo, a por todo”.

El factor Dely Valdés
Dos nombres y un solo apellido están detrás de la explosión del fútbol panameño en los últimos años: los hermanos Jorge y Julio Dely Valdés. “Han cambiado la forma del ver el fútbol en el país. Desde que han tomado las riendas de las selecciones se ha visto un cambio radical que también afecta a los clubes: la liga es más competitiva. Y se nota que en los torneos internacionales se nos respeta más”, explica el central de cuya progresión también son íntimamente responsables los técnicos gemelos.

“Como todo los niños, yo empecé de delantero”, nos revela riendo. “El profe Jorge fue el primero que vio en la posición de central, y ahí me puso en la selección sub-17”. Con esa escuadra participó en la cita mundial de la categoría en México 2011.

Luego el hermano le dio la alternativa en la mayor: “Me pide que trabaje duro, que juegue sencillo y que no me complique. Es un puesto difícil porque no hay margen de error, al tener tu portería tan cerca”, explica Chen que recorrió todas las categorías nacionales en tan solo un año, un mágico 2011: “Tuve la oportunidad de vivir todos los procesos de la selección ese año: clasifiqué y jugué el Mundial sub-17, estuve en el Premundial Sub-20 pero no pude ir al Mundial por la cercanía de fechas con el sub-17, participé de los clasificatorios con la sub-23 para los Juegos Olímpicos. Y tuve la dicha de jugar con la mayor. Fue un año que me llenó profesionalmente. Pero al final tuve una lesión grave con mi club que me frenó”, completa con el punto agrio.

A sus 19 años ha recorrido todas las categorías canaleras, pero siempre bajo el mano de los gemelos Dely Valdés: “Como hermanos se compenetran muy bien y son igualitos, idénticos, en la forma de dirigir, ¡y en lo físico! Aunque yo, en lo personal, los reconozco por los ojos”, asegura Chen.

Admirador de Sergio Ramos, Thiago Silva y David Luiz, está feliz por poder recibir para eso, los consejos de un veterano panameño de la altura de Felipe Baloy, al que le permite incluso que le grite: “Quizá su expresión es algo fuerte, pero es su carácter”, ríe. “Siempre me hace las críticas y las correcciones de forma positiva. Me ha ayudado mucho, como todo el vestuario que me acogió muy bien y me está ayudando a crecer”.

Del mismo modo, él ayuda a crecer al fútbol panameño que está alcanzando ya en popularidad al béisbol en el país. La posibilidad del mundial ha creado mucha expectación. La doble fecha de octubre podría suponer un punto de inflexión para el deporte rey en el país canalero y en la carrera de este joven que progresa a la velocidad de la luz.

This site is protected by WP-CopyRightPro