Cronología del Nuevo Integrante de la LIGA MX

[colored_box color=”blue”]Fundado en 1951, el Club de Futbol Reboceros de La Piedad jugará en LIGA MX tras ascender al final de la Temporada 2012-2013. Su casa es el Estadio Juan N. López.[/colored_box]

LigaMX / Foto: Mexsport

México, D.F.- La plantilla es dirigida por Cristóbal Ortega. En el Torneo Verano 2001 fueron campeones en la extinta Primera División A, consiguiendo el ascenso al Máximo Circuito.
En 2012 lograron otro título, llevándose el Apertura 2012 de ASCENSO MX y medio boleto rumbo a la LIGA MX, que hicieron válido al derrotar a los Toros de Neza.

Los jugadores más recordados que pasaron por el club son: Héctor Pulido, Ramón Morales y Carlos Morales.

El plantel actual tienen futbolistas como: Juan Manuel Cavallo, Emanuel Gil, Leonín Pineda o Jesús Sánchez.

A continuación, la historia del club rebocero:

A mitad del siglo XX, la tela de un rebozo cobijó una pelota para que empezara a rodar sin detenerse en el Futbol Mexicano; la de gajos no tuvo problema en llenar de Goles toda una ciudad michoacana y así nacieron los Reboceros de La Piedad.

Primeros pasos…

La Unión de los dos equipos más importantes de la zona en 1951, el Libertad y el Independencia, dio como resultado la creación del club La Piedad, cuadro que ese mismo año engrosó las filas de la Segunda División Mexicana.

En su primera temporada la escuadra demostró de qué estaba hecha. Plagada de jugadores locales La Piedad llegó a la Final ante el San Sebastián de León, misma que ganó logrando el ascenso al máximo circuito del balompié nacional.

La directiva no valoró la calidad de aquellos elementos oriundos de la ciudad y para la Primera División trajo a la plantilla a muchos refuerzos extranjeros que no supieron portar con orgullo la casaca, lo que dio como resultado el último lugar del torneo 1952-53 y el consecuente regreso a Segunda.

El resurgimiento…

Casi 50 años pasaron los Reboceros como uno más de la División de Ascenso. En ocasiones, animaron el torneo con buen futbol, otras navegaron sin pena ni gloria; sin embargo de alguna u otra forma siguió ligado al Futbol más exigente del país.

La Piedad nutrió de futbolistas a los clubes grandes de la Primera División. En Cruz Azul debutó un futbolista en los años 60 y 70 que marcó historia con la máquina y que tuvo su cuna en esa ciudad michoacana; Héctor Pulido fue un volante de época con los celestes, ganó cinco títulos y jugó dos mundiales.

Ramón y Carlos Morales son otros dos ejemplos del balompié piedadense. Los hermanos han sido dos futbolistas que desde el inicio de sus carreras mostraron buenas hechuras y responsabilidad y, al igual que Pulido, Ramoncito se convirtió en símbolo de un grande como Chivas y Carlos ha defendido varias playeras siempre con alto nivel.

Por fin en el año 2001, en el Torneo de Verano de la Primera A, Los Reboceros de la Piedad reflejaron todo su talento ganando el ascenso en una final ante los extintos Gallos de Aguascalientes. Un marcador de cuatro goles a dos llenó de júbilo a la histórica ciudad y la casaca azul y amarilla iba de nuevo al máximo circuito nacional.

Un año después de su regreso, Los Reboceros se postraron en la cima del Torneo Verano 2002. Ser líderes generales provocó ilusión en toda la afición de La Piedad, el técnico Víctor Manuel Vucetich consiguió la proeza con trabajo y disciplina. Claudinho, Rafael Medina, Francisco Kikín Fonseca y Almir eran algunos de los elementos que las gradas del Estadio Jun N. López, casa de los Reboceros, alentaba a seguir como verdaderos ídolos y a ganar puntos como lo hicieron en esa campaña de ensueño.

La Piedad sufrió un mal que en México es recurrente: la mala suerte del Superlíder. En Cuartos de Final el América bajó a los Reboceros de la nube y les propinó un marcador global de seis goles a dos, contundente para el ánimo de la hinchada.

Mala jugada…

De manera abrupta y sin consideración para todos los seguidores, la directiva del Club de Futbol Reboceros de La Piedad decidió vender la franquicia al siguiente torneo del liderato, el destino fue Querétaro y el balón dejó de rodar una vez.

El equipo fue a parar a la Segunda División, lugar en el que inició su historia y en la cual también sufrió su primera desaparición, en el Torneo Clausura 2006 después de malos resultados y manejos, La Piedad dejó de existir.

Y el balón vuelve a rodar…

La Federación Mexicana de Futbol, en su afán de profesionalizar a todos los niveles el balompié en el país, convirtió la Primera División A en la Liga de Ascenso, división que sólo tendría equipos con la infraestructura necesaria para sostener un futbol de nivel dentro y fuera de las canchas.

Ese impulso llevó a los Petroleros de Salamanca a buscar un lugar que cumpliera con esos requisitos, y así trasladaron su franquicia a La Piedad para que los Reboceros cobraran vida otra vez; la ilusión de ascender renació una vez más en la fiel población de aquel municipio michoacano.

En el Apertura 2009, La Piedad fue dirigida por Raúl Maldonado López, quien no tuvo el mejor de los campeonatos al quedar décimo cuarto y sin posibilidades de Liguilla. Fue en el Bicentenario 2010, cuando Félix Cruz estaba al mando, que las cosas cambiaron de dirección.

La Piedad entró a la Liguilla, fueron quintos del torneo y jugaron las Semifinales pero cayeron a manos del León con global de 7-0. La situación fue de nuevo contrastante para el Apertura 2010, Antonio Ascencio sustituyó a Jorge Correa en la Dirección Técnica y de nueva cuenta no se alcanzó la Liguilla.

La inestabilidad rebocera se extendió en el Torneo Clausura 2011 cuando Fernando Palomeque y Marco Antonio Trejo intentaron levantar el barco pero no lo consiguieron.

Las cosas darían un giro para el Apertura 2011, cuando Cristóbal Ortega llegó al mando de los Reboceros y, además de hacerlos superlíderes, los llevó a la Gran Final. En dicha instancia en el mes de diciembre, Correcaminos fue superior.

Ortega continuó al frente de los Reboceros que en el Clausura 2011 no alcanzaron Liguilla por diferencia de goles pero hicieron un buen torneo. Sin embargo, con el inicio del Torneo Apertura 2012 de ASCENSO MX las cosas fueron diferentes, los Reboceros hicieron un buen torneo para meterse a la Liguilla como sextos generales.

En los Cuartos de Final dieron cuenta de los Estudiantes Tecos, en las Semifinales el rival fue la escuadra de los Lobos BUAP y con un gol de último minuto de Fernando Sinecio González los michoacanos se metieron a la Final para buscar el título ante los Dorados de Sinaloa de Cuauhtémoc Blanco.

La ilusión ahí estaba, constante, como el ritmo de un telar que teje un rebozo, como un balón que no deja de buscar el gol que otorgue a los Reboceros de La Piedad el lugar que la historia les tiene reservado.

El Campeonato

Los Reboceros vivieron un nuevo momento de gloria en el Apertura 2012. Terminaron sextos de la clasificación general con 22 puntos y se adentraron así como el penúltimo equipo en la Liguilla por el título.

Para iniciar la Fase Final tuvieron que medirse ante los Estudiantes Tecos, que fueron terceros de la tabla. Los Reboceros dirigidos por Cristóbal Ortega y Juan Antonio Luna lograron vencer en ambos partidos de la serie; primero 2-1 en el Juan N. López, después 3-1 en el Tres de Marzo. Avanzaron a Semifinales.

Ahí, en esa instancia, vivieron una serie de alarido. Los Lobos BUAP fueron el rival a vencer, eran los cuartos de la Clasificación, por lo que la Ida debió jugarse en territorio michoacano. Ahí perdieron los Reboceros 2-1, lo que les obligaba a ganar por dos goles en el Estadio Universitario BUAP para el partido de vuelta. Así fue, Braulio Godínez adelantó en el primer tiempo y Fernando González en el 90+2, a punto de terminar el juego, consiguió e tanto que daba el pase. Estaban en la Final.

Dorados fue el rival al que había que vencer para alcanzar el título, la Ida de la serie sería en Sinaloa. En el primer juego, Dorados se llevó el triunfo 1-0, pero no fue definitivo. Para la Vuelta, La Piedad logró vencer 3-1 a los Dorados ante la euforia de la gente. Incluso el juego tuvo que llegar a Tiempos Extra, los goles de los locales fueron obra de: Emanuel García, Juan Cavallo y Luis Martínez.

Los Reboceros alzaron el título, obtuvieron un campeonato más.

El Retorno al Máximo Circuito

Los michoacanos tenían medio boleto rumbo a la LIGA MX; su objetivo era refrendarlo para el siguiente torneo, el Clausura 2013. La continuidad se mantuvo en la institución bajo el mando de Cristóbal Ortega y con Juan Antonio Luna como Auxiliar Técnico.

Sin embargo, la competencia no fue displicente con los Reboceros; tuvieron un complicado torneo e incluso quedaron fuera de la Fiesta Grande. Gestaron tres victorias, tres igualadas y ocho derrotas, lo que mandó al equipo en los últimos lugares de la clasificación.

Pero La Piedad tenía medio pase a la Máxima Categoría; al término del Clausura 2013 mantuvo entrenamientos, concentración, a la espera de disputar la Final de Ascenso con el nuevo campeón.

Fue prácticamente un mes de inactividad, pero los pupilos de Cristóbal Ortega supieron aprovecharlo para mentalizarse en su objetivo. Llegó el momento; los Toros de Neza se proclamaron campeones del Clausura 2013 con un juego ofensivo que dejo en el camino a todos los favoritos para alzar el título, por lo que serían nuevos rivales de la Piedad con mira al ascenso a la LIGA MX.

Contra todos los pronósticos, los Reboceros jugaron de tú a tú contra Neza, presionaron a su rival en el Estadio Juan N. López e hicieron soñar a su gente con su fútbol. No obstante, la zaga mexiquense supo contener los ataques y terminaron tomando ventaja con gol de Ever Guzmán a los 32 minutos.

 

La vuelta en la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl llegaba como el partido más importante del año; los michoacanos lo tomaron de esa forma y supieron jugar en terreno hostil. El primer propósito se cumplió; igualaron el marcador global gracias a Luis Antonio Martínez, quien festejó al 25´ con un disparo de media distancia que se coló por el rincón derecho.

No hubo más anotaciones, ambos conjuntos supieron resguardar su meta y en los tiempos extra no cambió más la situación. Fue así que la gloria tendría que disputarse desde los once pasos.

Allí fue donde surgió el carácter, la determinación, el hambre de trascender. Los Reboceros fueron implacables en todas sus oportunidades; cinco héroes surgieron para recoger el anhelado botín. Primero anotó el Tico Oscar Rojas, después Hugo Cid, continuando bajo el mismo tenor Fernando Santana, Emmanuel García y finalmente Luis Martínez, el hombre que había conseguido el empate en el tiempo reglamentario.

No dejaron duda alguna; desde el manchón de pena máxima fueron mejores que los Toros, quienes fallaron en su segundo intento con el cobro Ever Guzmán, mientras que el arquero Mario Rodríguez acertó para atajar aquel disparo.

La alegría era evidente, la Piedad retornaba al Máximo Circuito tras once años de ausencia, once años llenos de lucha, trabajo y esfuerzo para recuperar esas memorias para su gente, las de competir al mejor nivel, en la LIGA MX.

This site is protected by WP-CopyRightPro